Asturiano de nacimiento y vocación. Tras una profunda crisis existencial decidí abandonar temporalmente el norte para dejar atrás mi zona de confort y aventurarme en esas incertidumbres donde uno se conecta con lo que realmente quiere hacer. Opté por aprovechar mi formación como Arquitecto Técnico, pero profundizando en los aspectos de rehabilitación y bioconstrucción. El lugar donde acudir fue Madrid, concretamente Lavapiés, barrio donde confluyen tantas redes y visiones. Allí participé en diversas experiencias participativas y por accesibilidad y cercanía pude acercarme a diferentes puntos de la península donde se estaban practicando experiencias en las que la bioconstrucción y la autoconstrucción eran los criterios vitales. Actualmente he regresado a Asturias y resido en un pequeño colectivo en el ámbito rural donde pongo en práctica todo lo aprendido y por aprender.

MIGUEL FRESNO TOMÁS