De ascendencia asturiana nací y crecí en un barrio a las afueras de Madrid, estudiando en un colegio, que se parecía más a una familia, con una visión algo diferente de lo que puede ser un centro educativo, formado y creado por una cooperativa de padres de alumnos y con formación integral por proyectos, donde el estudiante es el protagonista de su propio aprendizaje y se respeta el ritmo de desarrollo de los propios alumnos.

De alguna manera marcó mi trayectoria posterior. Comencé mis estudios universitarios y rápidamente perdí el interés por la arquitectura convencional, centrándome en proyectos más sociales y relacionados con la bioconstrucción. Seguido continué mis estudios especializándome en cooperación al desarrollo y en el ámbito de la educación.

Tras una primera etapa colaborando con una asociación dedicada a organizar talleres de construcción con tierra para recuperar el patrimonio histórico artístico de una pequeña aldea marroquí, luego hubo una segunda fase de trabajo para una ONG en el desarrollo y ejecución de un proyecto educativo en Haití. Ahora me ejerzo como profesora de secundaria mediante un programa de innovación educativa en entornos vulnerables.

ILIA HERNÁNDEZ MARTÍNEZ