Madrileño y arquitecto. Tras los estudios me interesé por la arquitectura no convencional, la que tenía un componente social, tan necesario como difícil de encontrar en este ámbito. He trabajado en distintos contextos, desde la periferia madrileña hasta la cooperación internacional en Perú, Haití o Camerún, pasando por estancias salpicadas en Francia. Actualmente me interesa aunar este elemento social con el medioambiental, que son para mí indisociables en nuestro mundo y especialmente en nuestra época; la justicia social depende de la (buena) gestión de los medios que sostienen la vida. Desde la arquitectura, el urbanismo y la construcción, me gustaría aportar soluciones útiles y dignas para las personas, entendiendo que la resolución de sus problemas se ha de afrontar desde la complejidad, la multidisciplinariedad, la ilusión y la humildad de los que participamos en estos procesos.

DANIEL TOBALINA ATANET