Reforma de un ático en Lavapiés

– Localización: Embajadores, Madrid
– Año: 2017
– Financiador: Privada

Este es un ejemplo de reforma co-diseñada de los que desarrollamos en la cooperativa Lluriga. Se trata de un proceso en el que el cliente y los técnicos establecen un diálogo en el que se pone al servicio del proyecto todos conocimientos de ambas partes, ya que al final los usuarios de la vivienda saben lo que quieren, y nuestro objetivo es lograr sacar a relucir esas necesidades y buscar la forma más adecuada para resolverlas, dentro de todas las posibles.

Para llevar a cabo este proceso, seguimos el método del arquitecto argentino Rodolfo Livingston, que hemos adaptado a la realidad española (social, normativa, arquitectónica…). Se trata de un método de acercamiento a una solución a través de sucesivas variantes, ya que se entiende que la forma final (el resultado en forma de diseño) que mejor responde a lo que quieren los habitantes, no siempre coincide con las primeras ideas y formalizaciones de esas ideas. De manera conjunta, exploramos pues las diversas soluciones que hay a los problemas planteados, llegándose a una solución normalmente más satisfactoria y eficiente, que a corto y largo plazo abarata costes.

Decimos que es una forma más económica de actuar para ambas partes, ya que el/la arquitecto/a ahorra tiempo en presentar “ideas” que a los habitantes pueden no gustarles y éstos se ahorran, tanto en modificaciones posteriores debido a inconvenientes que no se habían planteado en un primer momento, como en la posibilidad de barajar ideas que, cumpliendo con sus intereses, supongan mucho menor gasto.

Una vez se ha realizado el diseño de los espacios y muebles principales siguiendo este método, la gestión de la obra, elección de materiales puede ser más o menos delegada en función de lo que deseen los usuarios, ya que se les entrega un Manual de Instrucciones para que puedan dirigir la obra si así lo desean.

En el caso de esta reforma, partíamos de un pequeño ático en el centro de Madrid al que una pareja joven deseaba mudarse. Es estado previo era el de un piso muy mal distribuido, con una cocina muy pequeña y un baño desproporcionadamente grande y desde cuyo dormitorio se salía a la terraza principal y desde ésta, a una terraza superior.

Tras el estudio de necesidades, trabajamos 8 variantes de vivienda con esta pareja, que acabó por decidirse por una solución sencilla de “dar la vuelta a la vivienda” para tener un salón-cocina más amplio y abierto a la terraza principal, que contaría con un pequeño porche protector (donde poder colgar la colada, protegerse del sol intenso del verano…). Se trasladaba el baño a donde estaba “incrustada” la cocina, aprovechando para alojar la lavadora en su interior (ya que en un piso abierto resulta muy incómodo el ruido que produce) y se realizaba una entrada en diagonal desde la puerta de acceso, que permitía redirigir la circulación y las vistas hacia el salón. Además se aprovechaba para doblar el espacio de almacenamiento con un armario más grande para el dormitorio principal y otro en la zona de la entrada. La terraza superior se dotaría con una estructura de pérgola para las reuniones y barbacoas, lo suficientemente resistente como para convertirse en el futuro en una pérgola protegida con cubierta verde.

Esta pequeña intervención centrada en la redistribución ha mejorado mucho la habitabilidad y calidad de los espacios .

La gestión de la obra se ha realizado también de manera conjunta. Una vez tomadas las decisiones sobre los sistemas constructivos y materiales a utilizar, se elaboraron los presupuestos y se seleccionaron los constructores que realizarían la obra. La supervisión de la misma se ha dividido en la obra interior, que ha dirigido la pareja de usuarios, y la obra de los exteriores, que ha supervisado la cooperativa.

< back